Sin más

Y no entiendes nada. Hace dos días estabas bien con esa persona, estabas seguro de volverlo a intentar y de repente todo ha cambiado, pero no sabes el por qué. Le preguntas si le pasa algo pero lo único que hace es responder con ese monosílabo, el famoso “no”. Y tú andas perdido, no sabes que decir ni como reaccionar, y solo te sale un “haz lo que te de la gana” que en el fondo significa un “necesito saber que te pasa”. Y ahí estás conteniendo las lágrimas esperando algún día que esa persona tan importante para tí te cuente que es lo que de verdad le pasa, porque la confianza no sólo sirve para las cosas buenas sino que con ella muchas veces tenemos que desahogarnos y decir lo que verdaderamente sentimos aunque nos duela.

La paciencia tiene un límite y muchas veces somos capaces de sobrepasarla y que desencadenen agobios. Agobios en el sentido de no saber como actuar, como interpretar la situación, simplemente un cúmulo de cosas que hacen de esta palabra algo enorme.

Pensé que las segundas partes nunca fueron buenas pero alguien me dijo que siempre hay una excepción que confirma la regla, pero no, creo que esa no soy yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s