365 días

Otro año más de ilusiones, de despedidas y de bienvenidas, de risas, de llantos, de momentos que suprimirías y de otros que se han hecho un hueco en tu baúl más preciado.

En especial, para mí, estas fechas son únicas. Siempre me recuerdan que la familia estará  ahí aunque no la podamos ver todos los días, que tu abuela te seguirá recibiendo con esa sonrisa que tanto te gusta acompañado de un ven aquí pequeñaja y dame un beso. Porque os guste o no, estas fechas tienen algo diferente, algo mágico.

20131224_200002

También nos quejamos mucho, que si engordamos que si porque hay que comer tanto estos días y porque nos tenemos que pasar una semana entera pensando modelitos para ir a las comidas y cenas familiares, y si la operación bikini se convierte en operación tripita cervecera.

No me gusta hacer balance de los años, porque que queréis que os diga, pero pararme a pensar me cuesta mucho, porque no me gusta, me agobia. Me agobia porque no me doy cuenta y el tiempo pasa mas rápido de lo que yo nunca había imaginado.

Cada año, y es curioso, siempre lo empiezo con una arcada seguido de un “FELIZ AÑO NUEVO” que por dentro para mi es “no entiendo porque tengo que comer doce uvas que no me caben en la boca”. Pero ahí estas viendo a todos y cada uno de los miembros de tu familia dándose besos con una alegría única que solo ocurre ese día del año, seguido de un brindis lleno de amor. Pero el peor día del año es el 1 de enero, ese día que mi madre me despierta a gritos y besos diciendo FELIZ AÑO y tu lo único que haces es cagarte en todo y querer bajar la persiana para poder seguir durmiendo. No se vosotros pero para mí es el día mas vago del año y eso que ya lo soy de por si.

El día 2 de enero cuando ya soy persona, reacciono y empiezo a agobiarme por todo lo que tengo que estudiar, pero siempre digo “tranquila, que seguro que alguien va peor que tu”, ya ves que súper consuelo.

Y poco a poco los días van pasando y tu protagonizas diversos momentos. El rencuentro con tus amigos, la rutina, los días de cine, de fiesta, de juegos de mesa. Y así, poco a poco, van pasando los meses que no te sorprenden día a día, pero que sin embargo, todos ellos en conjunto te asombran de lo rápido que pasan cuando de repente, paras un momento para ver que día es y te das cuenta que han pasado tres meses desde aquel primer día vago del año. Pero dices “bah! si todavía quedan muchos meses por delante”. Y ahí sigo yo tan empanada como siempre y en mi mundo que según dice Ana “estar en su mundo solo saben hacerlo las personas inteligentes”

Me voy de viaje por semana santa con mis padres, y no sabéis la pereza que me da el “hija nos vamos a ir de viaje en semana santa” y tu te quedas tal que “ah, que hay que ir obligatorio” y tus padres te dicen “no se pensábamos que os haría ilusión”, y que finalmente no acabas queriendo volver porque sinceramente esos días para mi son tan especiales como el día en que a un niño le regalan patines nuevos.

DSCN0483   20140412_184544

Son esos días que te alejan de la rutina y que cuando vuelves te descolocan tanto porque no sabes todo lo que puede pasar mientras estas fuera, o mejor dicho, solo eres capaz de apreciar lo que esta pasando a tu al rededor cuando no estas en tu casa para vivirlo en primera persona, un poco triste, ¿verdad?

10592916_10204584618755097_7553267773640782751_n

Poco a poco, las horas, los días, los meses pasan y llega el verano. Esa etapa tan querida, me atrevería a 1889040_10204530325957811_1219241028345725743_odecir, por todos. Esa etapa en la que disfrutamos de los días de sol y en la que nuestros amigos se convierten en nuestra familia porque es raro que veas a tus padres un día seguido. Recuerdas aquellos días en los que fuiste feliz yendo de viaje, o en lo que les cuentas tus aventuras del verano, que sinceramente, los veranos dan para un libro y medio de aventuras.

10406682_10203019049349340_1802630257867101460_nVa llegando septiembre, ese mes que es tan odiado por algunos pero que a mi me encanta. Y no es porque sea mi cumple, que también, pero yo lo llamo “el mes de re-encuentros” ese mes en el que quieres que todo siga como en verano pero con el añadido de poder ver a todos esos amigos que por kilómetros de distancia eres incapaz de disfrutar de ellos más frecuentemente.

Y desde ese momento, desde el día de re-encuentros, y me refiero al día que empece otra vez un nuevo curso de universidad y vi a todos los que hoy forman parte de mi vida, desde ese día, el tiempo se me ha pasado mas rápido de lo normal.

10628175_10204915051183312_1222423623435160582_n10417545_10204552979691751_8010338522084546053_n

Si hago balance del año me agobio. Me agobio porque no me doy cuenta y el tiempo pasa mas rápido de lo que yo nunca había imaginado. Mi madre dice que cuando los años se te pasan cada vez mas rápido es que te vas haciendo mayor y no es que yo sea ya una muchacha hecha y derecha pero si que es cierto que o disfrutas todos y cada uno de los días con sus buenos y malos momentos o llegará un día que te agobies tanto que querrás parar el tiempo por un momento y no podrás.

Así que, espero que este año lo disfrutéis día a día, minuto a minuto, segundo a segundo, porque no seremos nada en comparación con lo grande que es el mundo, pero si algo me he dado cuenta este año es que no hace falta ser grande para el mundo si lo eres para quien para ti es grande.

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO 2015.

Anuncios

Un comentario en “365 días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s